Colunga (Asturias)
Otros Colunga
Buscador
Visita...
Editaweb Lite
SERVICIOS INCLUIDOS

Ver Estadis.
Actualidad


FIESTAS DE NUESTRA SEÑORA DE LORETO EN COLUNGA

28 de junio y 5,6,7,8 y 11 de julio

 

VIERNES 28 DE JUNIO

19:30.Procesión de Loreto y comienzo de la novena

 

VIERNES 5 DE JULIO

21:00 h Chupinazo de inicio de las Fiestas

23:00h Verbena con las orquestas: Versión original y Assia

 

SÁBADO 6 DE JULIO

16:00h XIII Torneo de Ajedrez Open Villa de Colunga, en la Sala de Loreto

23:00h Verbena con las orquestas: Cuarta Calle y Pasito Show

DOMINGO 7 DE JULIO

12:00h Misa solemne y procesión hasta el Campo de Loreto con el Grupo Folcórico Xagardúa, a continuación subasta del Ramu

23:00h Verbena con las: Orquestas Sonora Real y Dominó

 

LUNES 8 DE JULIO

19:00h Jira en la Playa y reparto de Bollos preñaos

22:30h Verbena en la Playa con DJ

 

JUEVES 11 DE JULIO

12:30h Cancios de Chigre por diversos bares y rincones de Colunga

 



YA se puede ver la playa antes de ir...

 

Webcam de la Griega



En Primera Regional y ante 400 espectadores que se habían dado cita en el Municipal de Santianes, el Colunga cumplió con el guión establecido y superó al conjunto gijonés del Llano 2000 (2-1). Con este resultado, los colungueses consiguen el ascenso a Preferente como consecuencia de la victoria del Caudal sobre el Yeclano (3-0) y tal situación convierte en intrascendente la segunda fase eliminatoria que el Colunga deberá jugar contra el Mosconia.

Los mierenses ascendieron a Segunda B y dejan una plaza libre para el resto de las categorías asturianas. Sabedores de la renta del partido de ida, los colungueses saltaron al terreno de juego ligeramente atenazados por los nervios. Bajo esa circunstancia, los visitantes se adelantaron, en el minuto 21, al llevar el balón a la red tras un disparo previo que venía repelido por el poste. Unos minutos antes, el portero gijonés había realizado una parada espectacular a remate con la cabeza de Javi que había orientado el esférico hacia la escuadra.

El empate local llegaba en el 42 al aprovecharse Javi de la disputa de un balón aéreo entre Toni y el portero visitante. El llastrín no tuvo más que controlar el cuero y rematar a puerta vacía por el palo largo. Los colungueses salieron más enchufados tras el descanso. Y en el minuto 50, el lateral Jorge realizó una cabalgada por la banda, dejando atrás a tres contrarios, para colocar la pelota en los pies de Toni, quien conectó un zapatazo desde el pico del área que se coló como un obús. Hasta el final del encuentro el dominio y el control del tiempo del partido fue del Colunga. Los locales disfrutaron de tres buenas ocasiones en botas de Javi, Berto y Rubén Menéndez.

Pronto en la rotonda de la autopista

Alosaurio os saluda


Un alosaurio -un dinosaurio que vivió a finales del período Jurásico- recibirá al visitante que llegue a Colunga por la autovía del Cantábrico, ya que presidirá la rotonda de entrada a la villa. El reptil forma parte de un proyecto municipal para realzar y «dar un aspecto importante a la entrada de la capital del concejo», según explicó el alcalde, el socialista Rogelio Pando.

La réplica estará situada aproximadamente en el centro de la rotonda, junto a la farola, y a su alrededor se colocará una zona ajardinada de la que ya se han puesto las primeras plantas. Por el exterior se dispondrá una zona de grava blanca, sobre la cual se marcarán 14 huellas en grava negra. El nuevo aspecto de la entrada a Colunga se completará con el nombre de la villa en hierro oxidado y el Ayuntamiento aún se encuentra trabajando en la iluminación, a través de proyectores y con la misma finalidad de ensalzar la puerta a Colunga.

Esta obra coincide con la de la pasarela de la N-632, que comenzó a ejecutarse en enero y por la que se harán mejoras en la travesía, así como un carril bici y peatonal desde Sales a Colunga y desde la villa hasta La Isla. Son proyectos con presupuestos y personal diferentes, aunque Pando no descartó meter alguna partida en la primera, con financiación de Fomento. El Ministerio llegó a un acuerdo con el Ayuntamiento colungués para financiar esta obra con 2,7 millones a cambio de que el Consistorio asumiera la titularidad de la carretera y su mantenimiento. Los trabajos de la N-632 avanzan a buen ritmo y, según el Alcalde, es posible que la próxima semana ya se comiencen a colocar las baldosas desde la altura del colegio Braulio Vigón hasta la villa de Colunga.

Volungueses ilustres y admirados

El asturiano que dio alas a Sudamérica


juan cueto

OVIEDO, JOSÉ LUIS SALINAS Cuando Juan Cueto Sierra (1930) dejó su Colunga natal con siete años no lo hizo en uno de los lujosos aviones que LAN Airlines, la compañía de la que es dueño, acaba de adquirir para renovar su flota de más de 90 aeronaves, sino que viajó en la bodega de un barco carguero, junto a su madre, sus hermanos y otras mil personas más. Todos a oscuras. La Guerra Civil estaba dando sus primeros pasos en España y no había que levantar sospechas. «Se oían las bombas, pero yo era un niño, no me daba miedo», recuerda. El barco lo llevó desde Gijón hasta Marsella. En la ciudad francesa Cueto apenas vivió unas semanas, y desde allí puso rumbo a Chile, donde residían sus tíos y donde forjó una importante trayectoria empresarial.

En unas semanas LAN, la compañía que Cueto rescató de la ruina en 1994, se convertirá en la principal aerolínea de América y en una de las más importantes del mundo. Será así cuando el Tribunal de la Libre Competencia autorice su unión con la brasileña TAM. Todo apunta a que la resolución será favorable al proyecto. «Éste es un paso más en el camino de expansión de la empresa, seguramente uno de los últimos que se dará», señala el empresario asturiano, que está pasando el verano en Colunga. Su amplia trayectoria empresarial lo ha llevado a ser galardonado con el premio «Asturiano del mes» de agosto que concede LA NUEVA ESPAÑA.

Asegura que nunca ha estado en la primera línea de la gestión de compañía. «Eso se lo dejé siempre a mis hijos», afirma, aunque sigue al detalle todo lo que rodea a la empresa. Sus tres hijos, Enrique, Juan e Ignacio Cueto, fueron los que, según iban saliendo de la Universidad, iban tomando el mando de la gestión de la compañía aérea. 

Los bombardeos que vivió en Colunga cuando era un niño le ayudaron para forjarse como empresario. También se unió el hecho de que su padre, alcalde de Colunga durante los meses previos a la Guerra Civil, murió fusilado. «A los siete años no hay nada triste, para mi aquel momento no era dramático, pensándolo ahora, sí», señala el empresario, «la guerra te deja alguna huella, incluso en tu fortaleza para algunas cosas, y te da ciertas capacidades, te dan ganas de luchar y salir adelante. Te estimula y te deja marcado para toda la vida».

El asturiano, que mantiene muy vivos sus vínculos con Asturias (viene cada verano desde hace años), comenzó su carrera en el mundo de los negocios con un pequeño café en Santiago de Chile. Tenía sólo 18 años. Era un paso corto en el mundo empresarial antes de entrar de lleno en un negocio en el que, señala, le fue bastante bien, el del cuero. Llegó a tener dos fábricas en las que se hacían zapatos con este material. Una estaba en Chile y la otra en México. «Llegamos a tener diez tiendas de calzado en el país chileno y una importante cadena en Brasil», señala. 

Mediada la década de los setenta del pasado siglo, la familia asturiana entró en el negocio inmobiliario y poco después en las finanzas. «Era una época en la que era más fácil cambiar de negocio, no como ahora», puntualiza Juan Carlos Cueto, el segundo de sus hijos, que también pasa largas temporadas del verano en Colunga, donde nació su padre.

Juan Cueto recuerda aquellos años en el negocio financiero e inmobiliario como «de intensa actividad»; pero estando metidos de lleno en el mercado bancario el negocio entró en crisis, y el sector, asegura su hijo, vivió una situación similar a la que están sufriendo ahora las cajas españolas, eran los principios de la década de los ochenta. Fue entonces cuando el empresario asturiano decidió poner tierra de por medio con la actividad bancaria y buscar una salida en la aviación. «Se nos presentó la oportunidad de adquirir una empresa carguera», explica, «en la que solo teníamos un avión, un Boeing 707, era una empresa muy chica que estaba quebrada y había sido adquirida por un banco hasta que la compramos nosotros». «No había mucho más donde invertir por aquella época en Chile», apunta su hijo. 

Fast Air era el nombre de la primera compañía aérea de Cueto, que con los años acabaría siendo absorbida por LAN. Fue en 1994 cuando el empresario entró en esta última empresa, donde tenía como socio al actual presidente de Chile, Sebastián Piñera. Éste tuvo que abandonar la empresa y vender todas sus acciones tras tomar posesión de su actual cargo. «Le va a costar, pero estoy seguro de que como presidente de Chile va a hacer una buena labor», destaca Juan Cueto. Sólo tiene buenas palabras para el que fue su socio durante más de una década. «Es una persona honesta, leal, transparente, es un gran muchacho, con el que tengo una gran relación, pese a que no pertenecemos a la misma generación», destaca.

No fue hasta 1964 cuando Juan Cueto volvió a pisar suelo asturiano. Habían pasado casi tres décadas desde que saliera de Gijón en aquel barco carguero, pero mantenía muy vivo el recuerdo de cómo era el pueblo donde se había criado hasta los 7 años. «No era muy difícil, a un lado está la iglesia, y en la esquina, el bar, poco más hay», señala.



farwest

En la Casa de la Cultura de Colunga se celebra la exposición de oleos de Rafael del Santo Huerres, con el título "Visión romántica del Far West".

Horario de lunes a viernes de 12:00 a 14:00 y de 19:00 a 21:00, además de los sábados de 12:00 a 14:00 h.

 















logomuja

Colunga, 

Braulio FERNÁNDEZ 

Es un museo; pero, a diferencia de otros, en el de Colunga uno de cada cinco visitantes es un niño. Se trata de dinosaurios, y lo grande llama aún más la atención de lo pequeño, y por eso el visitante 1.000.000 del Muja tenía que ser infante. Se llama Lucía Menéndez González, tiene 12 años, y viene con su familia por segunda vez al Museo del Jurásico desde Paredes, Siero, porque le «gustan los fósiles», según sus propias palabras. Sorprendida «pero contenta», recibió ayer un pase más grande de lo que esperaba, y unos cuantos regalos que seguramente compensarán el «agobio» de sentirse objeto de los «flashes» y de todas las miradas durante unos pocos minutos. 

El visitante 1.000.000 es agasajado para celebrar que el museo ha alcanzado la cifra mágica del millón de visitas sólo seis años después de su inauguración. Ese momento tuvo lugar de forma espontánea cuando pasaban diez minutos de las doce del mediodía, y a la familia sierense que confirmó la cifra ya le debió de parecer que algo raro ocurría cuando, al cruzar el vestíbulo del museo, se encontraron con cámaras de televisión, objetivos fotográficos y algún que otro hombre de corbata con una sonrisa. 

Uno de ellos era el director general de Turismo del Principado de Asturias, José Luis Vega, que puso el Muja como «ejemplo» de todos los centros museísticos. «Han pasado 65 meses y el Museo del Jurásico no sólo ha traído 13.000 visitantes a Colunga cada uno de esos meses, sino que ha causado una gran repercusión en la zona», explicaba Vega, recordando que desde la apertura del centro, en abril de 2004, hasta hoy en día, «el número de camas en la comarca se ha duplicado y ahora toda la zona está de moda». El gerente de Turismo del Principado lanzó también un mensaje de futuro asegurando que el centro podría ejercer de «tirón para otras exposiciones de tipo turístico». 

Por su parte, para el alcalde de Colunga, Rogelio Pando, el millón de visitas recibidas por el centro museístico de la rasa de San Telmo son, en realidad, «un millón de personas que han pasado por un concejo que cuenta 5.000 habitantes». «El municipio ha prosperado gracias a los 200.000 visitantes al año que se han recibido, dándole una nueva perspectiva turística», añadió. 

El Muja, que abrió al público en abril de 2004, se convirtió desde ese año en el museo más visitado de Asturias. Nunca ha abandonado esa posición de privilegio. De hecho, el año pasado visitaron el Muja 140.631 personas, según los datos oficiales aportados por la Consejería de Cultura, responsable de la instalación. De esas visitas, más de 45.000 se registraron durante el mes de agosto, cuando estuvo expuesta en el centro la exposición «Atrapados en el hielo», con piezas procedentes del Museo-Teatro de Moscú. Se trata de la exposición itinerante sobre fauna glacial más importante del mundo, que sólo se había visto previamente en Rusia, los Estados Unidos y Japón. 

Los registros de 2009 suponían que por sexto año consecutivo el Muja superaba las 100.000 visitas, ya que en 2008 el Principado contabilizó 135.867 entradas. En el año 2007 se acercaron al museo colungués 152.396 personas. Durante el año 2006 se registraron 139.499 visitantes. En 2005 hubo 131.659 visitas, según los datos aportados por el Gobierno del Principado. 

Claro que el récord de visitas se produjo en 2004, año de la apertura del Muja, cuando se acercaron al edificio con forma de huella tridáctila 195.496 personas, una cifra impensable hasta ese momento para un museo asturiano. Así las cosas, el 1 de enero de este año habían entrado al Museo del Jurásico 895.548 personas, lo que significa que este año el edificio de San Telmo ha superado ya las 100.000 visitas. 

El museo abre todo el año. Del 1 de enero al 18 de junio y del 13 de septiembre al 31 de diciembre el horario de visitas es de miércoles a domingo, de 10.30 a 14.30 y de 16.00 a 19.00 horas. Entre el 19 de junio y el 12 de septiembre, temporada alta de turismo, el Muja abre todos los días, de 10.30 a 14.30 y de 16.00 a 20.00 horas. 

Algunos utilizan la frecuencia mensual para hablar del éxito del Museo del Jurásico de Asturias, y hablan de 13.000, otros la diaria, y se refieren al medio millar, o la anual, con sus 200.000, pero todas esas cifras dan como resultado una misma: los dinosaurios de Colunga ya son millonarios y siguen gustando a grandes y, sobre todo, a los pequeños.

Desde su inauguración, el Muja ha acogido siete exposiciones temporales, cinco presentaciones de libros, catorce conferencias y dos congresos 

El centro se inauguró el 1 de abril de 2004, y desde entonces recibe 200.000 visitas al año, de las que un 20% son niños, lo que lo convierte en el museo más visitado de la comunidad autónoma

El equipo científico del Muja ha recuperado 1.210 nuevas piezas, de las que 142 corresponden a huellas de vertebrados; y de éstas, 111 a dinosaurios



escudo8

El Ayuntamiento de Colunga consiguió mediante cesión urbanística un local de 180 metros cuadrados en los bajos de la urbanización residencial Jardines Montoto, en la capital del municipio, y el Gobierno central, a través de una inversión de 200.000 euros del Plan Estatal de Inversión Local (Plan E), se ocupó de su acondicionamiento. El resultado, un centro social para los mayores de Colunga, fue inaugurado ayer por el propio delegado del Gobierno en Asturias, Antonio Trevín, en presencia de varias decenas de vecinos y futuros usuarios. El equipamiento lleva ya varios días en funcionamiento y sustituye al viejo inmueble que cumplía estas mismas funciones en la plaza de Santa Ana. «Aquí podréis hacer todo tipo de actividades, gimnasia e incluso bailes», destacó el alcalde del municipio, Rogelio Pando.
El delegado de Gobierno subrayó el esfuerzo del Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero para generar obra pública en tiempos de crisis a través de los fondos estatales, y aplaudió la decisión del Ayuntamiento de Colunga de invertir este dinero en servicios sociales para los mayores. «Porque son ustedes, su generación, quien hizo un sacrificio muy grande para que España estuviera ahora tal y como está», agradeció. «Un país que pese a las dificultades económicas puede disfrutar de este tipo de infraestructuras», concluyó Trevín.
En representación de la Consejería de Vivienda y Bienestar Social, Juan Rionda deseó a los vecinos del municipio que disfrutaran del equipamiento «para la tercera juventud» porque, aclaró, «en este tipo de centros reina la armonía y se puede volver a amar la vida. Y cuando uno ama la vida, no se envejece nunca». Palabras que calaron hondo entre los vecinos, que asentían con la cabeza todas las indicaciones del portavoz de la consejería.
El centro de mayores de la localidad de Colunga es el segundo equipamiento de estas características que el municipio inaugura en pocas semanas. El pasado mes de abril, se abrió un equipamiento polivalente en Lastres que incluye telecentro, centro de mayores y centro social, cuya ejecución fue posible también gracias al apoyo del Gobierno central y su fondo estatal de 2009 (120.00 euros). Igual que el proyecto de acondicionamiento de la plaza Vigón (311.669 euros) y la sustitución de la carpintería en el Colegio Público Matemático Pedrayes, en Lastres (60.000 euros). Con cargo a los mismos fondos, el Ayuntamiento de Colunga ha podido contratar ya las obras para el saneamiento de San Juan de Duz (300.000 euros) y la reforma de la cubierta y los aseos del gimnasio del Colegio Público Braulio Vigón (83.856 euros). Ambas actuaciones están ahora en ejecución y podrían estar concluidas antes de que finalice el año.

 



grupoastur

Libardón (Colunga), 

Bárbara MORÁN 

Mientras unos aprovechan las vacaciones veraniegas para explorar mundos desconocidos hay quienes prefieren nutrirse de recuerdos, aprender las canciones que cantaban sus antepasados y conocer a fondo la cultura y tradición que vivieron sus bisabuelos. Y a esto es a lo que se dedican los alumnos y descendientes de emigrantes asturianos que este verano aprenden el folclore y la tradición musical regional en la Escuela de Verano de Asturiana. 

Y dentro de la música asturiana Ramón García Tuero fue sin duda uno de sus máximos exponentes. Hizo historia con el nombre artístico del gaitero de Libardón y su reclamo es tal que ayer una veintena de jóvenes descendientes de asturianos que emigraron el siglo pasado a Chile, Cuba, Puerto Rico y Argentina, entre otros países americanos, le rindieron tributo a golpe de gaita, tambor y baile. 

Los estudiantes de asturianía demostraron ser unos aventajados alumnos del folclore asturiano. Deleitaron a los presentes con el himno de Asturias y hasta se atrevieron con la danza del pericote. Todo fue poco para homenajear al gaitero de Libardón, a aquel músico nacido en Villaviciosa y casado con una colunguesa de Libardón y que pronto llegó a convertirse en «nuestro mejor embajador, ya que la cuna de la gaita y la asturianía está aquí en Libardón y él jugó el papel protagonista en ello», en palabras del alcalde de Colunga, Rogelio Pando. 

El sentido homenaje al gaitero comenzó a media mañana en su tumba en el cementerio de la población colunguesa. Una ofrenda floral y un breve discurso de recuerdo y agradecimiento al genio de la gaita por parte de su nieto, Juan Carlos Miranda, iniciaron la fiesta. También había entre los presentes descendientes de la familia García Tuero emigrantes en Chile, como sus bisnietos, Enrique Prida del Valle y Ana Maria Prida del Valle, que confesaban estar «muy emocionados» por regresar a Libardón. Entre los alumnos de la Escuela de Asturiania una tataranieta del gaitero, Constanza Prida Villalobo, que al igual que su pariente mostró gran destreza con la gaita asturiana. 

Los aprendices de asturianos también visitaron el museo inaugurado hace un mes que rinde tributo al gaitero. 

El acto celebrado en Colunga contó con la asistencia de Manuel Fernández de la Cera, presidente del Consejo de Comunidades Asturianas, y de la directora de la Agencia Asturiana de Emigración, Begoña Serrano, entre otras autoridades.




monja

JAVIER DE MONTINI Una monja de Colunga va camino de los altares. El proceso de canonización se abrió en la iglesia de Santiago de Granada el 27 de enero de 2008 y, al cabo de cinco meses, concretamente el 27 de junio de 2008, la hermana Carmen María Palop viajaba a Roma para entregar en el Vaticano dos cajas con la documentación recogida sobre la hermana Stella Iglesias Hidalgo que, devotísima de la Virgen desde su niñez, vivió su vida ayudando siempre a los demás y, muy especialmente, a las chicas del servicio doméstico. 

Sé de la existencia de esta singular mujer por Isolina Cueli. 

Hablando de mi pueblo, Carrandi, Isolina me contó que, hace algún tiempo, había estado en un lugar del monte (el Sueve), buscando a los parientes de una monja a la que mucha gente invoca ya más como santa que como sierva de Dios. 

Me quedé intrigadísimo: 

«¿Que van a canonizar a una monja de mi pueblo y yo ni me he enterado?». 

Le dije: «Si me hablaras de un cura, del padre Oblado Ramonín Pardo...» 

La propia Isolina Cueli me pasó a los pocos días la columna que ella publicó sobre la familia de Stella y vi que el lugar donde vino al mundo está muy pegado a Carrandi, pero no es de Carrandi sino de La Riera. 

De todos modos, aunque nada sabía de ella, me caía tan cerca que me dispuse a buscar datos biográficos de la monja para averiguar posteriormente en qué trámites se encuentra el expediente eclesiástico que primero la proclame beata y más tarde santa. 

Ante todo, Stella es el nombre adoptado al ingresar en la Congregación de Religiosas de María Inmaculada en Oviedo (antes se les decía «Las Domésticas» o «Las del Servicio Doméstico»). 

Su nombre, en el Registro, es el de María Aurelia Iglesias Hidalgo, nacida en Barradiello, de La Riera, Colunga, el 12 de abril de 1899, y bautizada al día siguiente en la parroquia de Santa María de Bierces por el cura Ángel Lara Rodríguez y con Manuel Alonso y María Dolores Corripio de padrinos. 

Su padre, Nicolás Iglesias, era natural de Oviedo, del año 1864. Se sabe poco de él porque, recién nacido, fue confiado al hospicio por el procedimiento del «torno» (depositabas al bebé, girabas el torno y una monja lo recogía en el interior). Siempre he oído contar que a los niños que se dejaban sin apellidos, el hospicio les imponía el de Iglesias. En el caso de Nicolás, encaja esta teoría. (Curiosamente, el edificio de aquel Hospicio Provincial con torno abierto hasta los años sesenta fue restaurado y se ha convertido en el actual hotel Reconquista, que año tras año alberga a los galardonados con los premios «Príncipe de Asturias»). 

¿Cómo llegó Nicolás a Colunga? Se ignora. Lo que sí consta es que, con 25 años, el 2 de octubre de 1889 contrajo matrimonio en La Riera con Genara Hidalgo Valle, que era un año más joven. 

Ella, natural de La Riera, había nacido el 1 de noviembre de 1865. 

Aunque el hombre moriría muy joven, con sólo 43 años, a causa de un enfermedad del pulmón, Nicolás Iglesias dejó a su mujer viuda... ¡con doce hijos! La típica familia numerosa de los pueblos en que los chicos mayores cuidan de los pequeños. 

María Aurelia, ya de monja, recordaba haber cuidado de su hermano Vicente «que era muy pequeñito» y al que, naturalmente, llevaba a las tierras de cultivo y, a veces, hasta subían al monte. Y bajaban solos, claro es. 

Ella era la sexta de los doce hermanos. En cuanto pudieron, los mayores buscaron fortuna en tierras de América. Unos tras otros emigraron a Buenos Aires, Carmen, Germán, Severino, Argimiro, Vicente, Rosario y Servanda. 

Quien se quedó para siempre en casa, pegada a su madre, fue otra que era sordomuda y a la que, con el mayor cariño, llamaban «La Tata». 

En cuanto pudo, María Aurelia también buscó trabajo fuera de Barradiello. Se fue a Oviedo para servir -de niñera- a otra familia también numerosa. 

En un momento crucial de su vida, María Aurelia se encontró con que un hombre, su novio, le proponía casarse mientras que sus hermanos de Buenos Aires la reclamaban, enviándole incluso dinero para el viaje. 

La madre, Genara, teme que se vaya, teme «perder a otra hija más» y prefiere que se case y se quede en Asturias. Es su hermano Servando el que le transmite el deseo de la madre y el que, sobre la marcha, la impulsa a decidir. 

La respuesta de María Aurelia sorprendería a toda la familia: «Dile a madre que ni me caso ni me embarco, que me voy de religiosa... Que lo que quiero es profesar de monja en la Congregación de María Inmaculada», una orden fundada en 1876 por Vicenta María López y Vicuña (Cascante/Navarra, 1847; Madrid, 1896), canonizada por Pablo VI el 25 de mayo de 1975. ¿Objetivo? Aparte la devoción a la Virgen María (que María Aurelia había heredado de su piadosa madre en La Riera), prestaban acogida a las chicas de los pueblos que acudían a las ciudades para trabajar de sirvientes o de niñeras. El ideal de las monjas era... «que las chicas vivan bien y que no caigan en la mala vida». 

A Genara Hidalgo, anclada en La Riera, le gustó la idea de una hija monja. 

El que lo encajó fatal fue el novio plantado. De rabia, hasta amenazó con ir a Oviedo y «quemar el convento» de su novia María Aurelia. 

Con un ajuar mínimo que le regaló una vecina de La Riera, Quintina de la Isla, la colegiala María Aurelia Iglesias Hidalgo ingresó en la Congregación en la Casa de Oviedo (calle San Vicente, 2) el 19 de marzo de 1924, festividad de San José. Tomó la toquilla en una misa cantada, celebrada a las seis y media de la mañana, en la que pronunció una plática el jesuita Padre L. de Santa Ana. Con el nombre de Stella (en memoria de una hermana de Quintina), la chica de Barradiello se comprometía a ser «testigo de bondad y de amor para las jóvenes más necesitadas». El 10 de octubre de ese año hizo los votos. 

En 1926, para el noviciado, la enviaron a Madrid, no sé si a la Casa Madre en la calle Fuencarral, 97. El 14 de junio de 1927 fue destinada Córdoba, en donde haría los votos perpetuos el 10 de octubre. 

El 4 de junio de 1935 fue destinada a la casa de Granada. El 4 de agosto de 1950 pasó a Almería, de donde retornaría el 12 de agosto de 1953 para quedarse en Granada hasta su muerte el 24 de noviembre de 1982... a los 83 años y ¡58 de vida religiosa! 

Cuentan que la hermana Stella jamás perdió la sonrisa. Uno de sus lemas: «Dios me dará fuerzas para aguantar lo que Él quiera, cuando quiera y hasta que Él lo quiera...» 

Era tan querida la hermana Stella en Granada que, tras su muerte, quienes la habían tratado la invocaban en busca de gracias, favores y ayudas. Precisamente esta «devoción popular» fue la que movió a la Congregación de Religiosas de María Inmaculada a pedir a la madre general que se promoviera el proceso de canonización de la hermana Stella Iglesias Hidalgo. 

Y así se hizo. El 27 de enero de 2008, bajo la presidencia del arzobispo de Granada Javier Martínez, se abría la causa en acto eclesial celebrado en la iglesia de Santiago en el que intervino también la hermana María Dolores Sueiras. 

Nadie lo duda: la vida de Stella fue «un signo, un faro de luz y esperanza». 

Ciertamente, no sufrió un martirio cruento, pero fue «una mártir de la vida diaria». 

El proceso diocesano de canonización de Stella Iglesias Hidalgo se llevó a cabo en pocos meses. El 27 de junio de 2008 fue clausurado por el mismo arzobispo, el sacerdote delegado para la causa fray Javier Carnerero Peñalver, el promotor de justicia Carlos del Río, la madre general de la Congregación, María Dolores Sueiras, y la notaria Rocío González. Se firmaron las actas y se sellaron tres cajas de documentación. Una se ha quedado en el archivo diocesano. Y las otras dos fueron llevadas al Vaticano para su estudio en la Congregación para las Causas de los Santos, actualmente a cargo del cardenal José Saraiva Martins, claretiano nacido en Gagos de Jarmelo (Portugal) en 1932. 

Dicen que Stella Iglesias Hidalgo era una mujer frágil, de baja estatura física, algo cheposita, pero nada fea. Eso sí, con un corazón inmenso y con una fortaleza asombrosa en el cumplimiento de su tarea: la práctica de la «caridad silenciosa». 

Tanto de joven como en su madurez y en su vejez, la hermana Stella vivió siempre presta a servir a los demás. Era toda caridad y derrochaba amor con cuantos la trataban, muy especialmente con las jóvenes que dejaban sus familias en busca de trabajo. 



José Antonio Fidalgo, cronista oficial del concejo y colaborador de LA NUEVA ESPAÑA, publica el libro «Colunga en el ayer»


fidalgo

Colunga
Una mirada al pasado. Cuando Ediciones Amberley invitó a José Antonio Fidalgo, cronista oficial de Colunga y colaborador de LA NUEVA ESPAÑA, a diseñar un libro que, a modo de flash fotográfico, ofreciera una visión sobre el ayer de Colunga, comenzó una aventura cuyo resultado puede verse desde hace unas semanas en las principales librerías de Asturias. «Colunga en el ayer» es un compendió de imágenes -unas doscientas- del archivo particular de Fidalgo y de muchos vecinos que le ofrecieron sus instantáneas. Las más antiguas son de finales del siglo XIX. Las más modernas, de los años sesenta del siglo pasado.

La colaboración de los colungueses fue muy superior a la esperada. Tanta que Fidalgo llegó a superar el millar de fotografías. El autor dividió el libro en varias secciones: la villa y su evolución urbana desde finales del XIX hasta mediados del XX; el mundo rural y campesino del concejo, siempre impregnado de la aventura de la emigración; el mundo religioso, con sus fiestas y celebraciones populares; el universo festivo, con los bailes, romerías y jiras; y el mundo de los niños y de los mayores, con su carga de vida y de trabajo.

Fidalgo quiso asimismo, en cierta medida, rendir homenaje a un sacerdote que desempeñó el cargo de coadjutor-organista en Colunga, Francisco Suárez Bustillo, persona muy vinculada y muy querida en la capital y en todo el concejo. El cura desempeñó su ministerio desde 1905 hasta su muerte, en los años setenta del pasado siglo. Fidalgo asegura que sus villancicos y su misa de pastorela, todos con aires asturianos, «aún se cantan y se recuerdan con gran nostalgia».

Según Fidalgo, natural de San Juan de Duz y autor de más de treinta libros sobre temas asturianos, sobre todo turísticos y gastronómicos, es «importante que Colunga esté de moda», y con el libro ha querido también que los visitantes puedan llevarse un recuerdo «de aquel Colunga que fue y que, en días de hoy, pese a lo perdido, que fue mucho, busca senderos de modernidad», con «el turismo y la pesca» como principales «potencialidades de progreso».



Para la Nueva España : Lastres, María TORAÑO


bahia suarez

Francisco Javier Suárez Pérez ha presentado su carta de dimisión como presidente del Club Náutico Bahía de Lastres y como vicepresidente de la Federación Asturiana de Puertos, Pesca y Náutica Deportiva (Fappynde). El motivo ha sido la intención del Principado de crear un ente autonómico -Puertos de Asturias- que gestione conjuntamente todos los pantalanes de la región, en un intento de externalizar servicios. «Pura y dura privatización de los puertos», afirmó Suárez.

«No estoy dispuesto a seguir dándoles pistas para que luego traicionen de esta forma a las personas que intentan colaborar para que en Asturias haya un segmento de explotación de turismo como es el de la náutica deportiva», agregó el vicepresidente de la Federación Asturiana, un organismo que aglutina a 16 clubes náuticos y más de 3.000 socios. Para Suárez, el Gobierno de la comunidad está menospreciando el trabajo de estas asociaciones que siempre han sido un «aliado para solucionar cualquier problema y para fomentar actividades que atraen al turismo».

El pasado 8 de diciembre, el director general de Transportes, Julián Bonet, expresó su convencimiento de que hay que abrir puertas a la colaboración privada para afrontar algunas de las obras previstas porque son proyectos muy costosos y se plantean un sistema de concesión. «El Principado necesita alguien que ponga el dinero para, por ejemplo, las obras del puerto de Luanco y, como contraprestación, van a ofrecer la gestión de esa infraestructura, como los peajes de las autopistas», explicó Suárez, para quien uno de los problemas parte de que los puertos asturianos son pequeños y a esas entidades no les saldría rentable gestionar solamente uno, por lo que la creación de un organismo de gestión cubriría esos intereses. «Hemos puesto muchos medios, mucho esfuerzo, mucho equipo humano y tiempo para solucionar todo tipo de problemas que debería haber solucionado la Administración y lo único que nos transmiten es que van a crear un ente, lo que triplicará el coste de los amarres», añadió Suárez.

Tras años de colaboración «activa y demostrable» con el Principado, Suárez ha decidido poner punto final a su disponibilidad pública hasta que las autoridades se pronuncien: «El siguiente paso necesario es que el presidente, Vicente Álvarez Areces, exprese públicamente qué es lo que tiene pensado hacer en cuanto a la gestión de los puertos de la náutica deportiva. Que se lo diga bien claro a los usuarios porque es lo que están esperando», afirmó el vicepresidente, fundador del Club de Lastres en 2001.

Según Suárez, «ninguna empresa va a estar tantas horas como nosotros cuidando los puertos, nadie conoce tan bien la realidad como los propios usuarios y nos dan la espalda». Aseguró que en los últimos dos años se ha subido un 40 por ciento la tasa de amarre a los usuarios, «sin que se enterase ningún medio de comunicación ni la oposición del Gobierno regional», porque prefirieron capear el chaparrón de los socios de manera interna y así evitar la llegada de la opción privada. «Dimos la cara y ahora se buscan aliados privados para desarrollar lo mismo que ya hacemos nosotros», añadió.

Otra de las reivindicaciones de Suárez hace referencia al local en el que tienen la sede, uno de los almacenes del muelle llastrín. De la noche a la mañana, y tras la transferencia de la Dirección General de Pesca a IU, el contrato que el club tenía con el Gobierno pasó a depender de la Cofradía de Pescadores, que les ha subido la cuota de alquiler. «Sólo nos lo subieron a nosotros y a una empresa, por no tener actividad pesquera», denunció.



Justino José Pérez solicita al Gobierno local que inicie los trámites para aprovechar el enganche de Villaviciosa


El Partido Popular considera «irrenunciable» la conexión a la red de agua de Cadasa y pide al Ayuntamiento de Colunga, que preside el socialista Rogelio Pando, que inicie los trámites necesarios para poder aprovechar el enganche previsto para el municipio de Villaviciosa. Según informa el presidente del partido en Colunga, Justino Pérez, existe voluntad política de que la red de agua de Cadasa llegue hasta la rasa de Luces y, una vez ahí, el PP cree que Colunga debería luchar para que esta red suministre a todos los vecinos. «Una vez que Villaviciosa asuma el coste de llegar hasta allí, Colunga debería prolongar la red por todo el municipio para garantizar un abastecimiento con todas las garantías sanitarias», sentenció Pérez, quien recordó que esta propuesta ya fue planteada por el popular Daniel Gancedo durante su mandato.

La actuación no será en ningún caso inminente ya que, según sus propios cálculos, Colunga tardará al menos cinco años en poder conectarse a esta red de suministro, pero será aún más si no existe voluntad política para hacerlo.

Para Justino Pérez, mientras Colunga no esté conectada a esta red, «todas las demás obras serán parches». En concreto, el presidente del PP critica al Gobierno local por haber recurrido a la financiación vecinal para desarrollar actuaciones como el abastecimiento de la parroquia de Libardón. Pérez cree que el Ayuntamiento de Colunga podría haber «conseguido la financiación por parte de Asturagua mediante algún tipo de convenio. Pero lo fácil fue pedirle mil euros a cada vecino», critica. Además, asegura que son varias las obras comprometidas por Asturagua en el municipio «que aún no se han ejecutado», y otras que se están desarrollando «con mucho retraso», como el depósito en construcción en La Riera.
Otras Noticias de Actualidad


© Colunga.com 1998 / 2011